LAS ESTACIONES DEL AÑO

Mitología Pemón

 
 

Cuentan  los  abuelos  de antes que el sol, al  principio  era un indio.  Y en este tiempo mucho sufría  la  gente  porque  ningunita  sal tenían en aquellos

 

     
 

 

parajes. Por eso el Sol, se fue con unos sobrinos y una hermana a buscar sal en otras regiones.

Pero los sobrinos cargaron tanta sal sobre si que el peso  les impedía regresar a donde habían dejado a su madre. Esta desconsolada lloraba y lloraba sin cesar, pues creía que muertitos estaban sus hijos.

 

 

Viendo tanto sufrimiento Sol retornó para calmar a la mujer. Pero al irse, aquella región quedó sin calor por lo que hacía un frío estremecedor.

 
 

Al regresar los familiares de Sol traían un montón de sal para su madre y para todos los de la comunidad.

Después, Sol quien muy paseador, muy aventurero era  se fue hacia la tierra del Iken junto con sus sobrinos. Allí los pobladores quienes eran muy regaladores  le dieron  a Sol muchas cosas.- ”Chon, aquí tienes tu tela, tu escopeta, tus anzuelos…”.

 

 
 

Sol seguía muy contento en sus andanzas –Ahora me voy para donde viven los Nopeurikok pues, ellos hacen sabrosas tortas de casabe. Cuando llegó comió y comió hasta cansarse.

Como Sol era un sabio enseñador, al ver a los indios prensando la yuca en cortezas  del árbol Tuè, les dijo-¡No! ¡No! Así no se hace.- Y de inmediato les enseñó a tejer sebucanes y muchísimas cestas de utilería.

En definitiva sol no paraba sus andanzas, iba de aquí para allá y de allá para otro lado.

Entonces, la gente se preguntaba-¿Porqué sol se va, dejándonos en tanta oscuridad?-.

Y uno de los abuelos contestó - Eso fue porque una vez, una mujer muy dormilona se quejó – Que malo es cuando Sol con sus resplandores viene a despertarme, viene a espantarme los sueños y no me deja descansar-

Sol al escuchar aquella queja se fue con su tristumbre para otros lugares. Por eso ahora vemos que Sol viene y se va, viene y se va.

Así sucede hoy.

Así cuentan los abuelos de antes.

Es todo.