TUCUY      ENDAQUEMÁ

El Colibrí Gigante del Caroní

El Caroní tiene una zona de encantamientos, donde al anochecer navegando en su canoa celestial se ve a un enorme colibrí, “… Cuya mirada como un rayo fulminaba a cuanto ser humano estuviese a su alcance. Para los Arecunas  tenía un nombre: TUCUY      ENDAQUEMÁ y para evitar que el extraño pájaro  pudiera en su canoa remontar algún día hasta el poblado, los indios pensaban construir un muro de piedra atravesado en el río, pensamiento quizás premonitorio pues hoy lo atraviesa el gran dique o muro de la represa de Gurí.”